Lotería de España

No está en los planes privatizar Loterías»

 06 de febrero 2017

La lotería nació en España a propuesta de un ministro de Hacienda, el famoso marqués de Esquilache en 1763, con el objetivo de conseguir más ingresos públicos sin subir impuestos. Más de 250 años más tarde, Inmaculada García Martínez (Murcia, 1962), preside la empresa pública que gestiona Loterías y Apuestas del Estado y niega que la compañía vaya a privatizarse total o parcialmente: seguirá siendo pública. «Así lo estableció Carlos III, nuestro fundador», resuelve. Confiesa que, pese al cargo, nunca le ha tocado nada. «Jugábamos al mismo número pero ahora ya no compro. Desde la ley de 2011 los directivos de Loterías no podemos cobrar premios, así que para qué jugar. Y mejor no mirar si ha tocado el número de siempre…», bromea.

—¿Cómo ha enfrentado Loterías la crisis?

—La empresa sufrió, pero en el sector del ocio fue de las menos afectadas, con una bajada de ventas fue del 17%. En 2014 desaceleramos la bajada de ventas y cerramos con un 0,85% menos. En 2015 subimos un 3,25% y en 2016, un 1,23%, así que le hemos dado la vuelta a la tortilla. Influye la mejora económica, que redunda en una mayor capacidad adquisitiva de los consumidores. Pero también hemos aprovechado la oportunidad y hemos cambiado prácticamente todos los juegos. La Lotería Nacional en general supone el 60% de nuestra facturación y la Lotería de Navidad supone el 30%.

–¿Qué peso tiene la tecnología en el negocio?

–Mucho. Somos el proveedor único de software de Euromillones, es decir, proveemos a las loterías de diez países europeos. Todo el «know how» tecnológico de Euromillones es de Loterías y Apuestas del Estado. También se puede jugar ya a la quiniela con aplicación. Y posibilitamos en julio de 2015 la venta de Lotería por internet a través de los 12.800 terminales que tenemos. En Lotería es complicado el paso al «online» porque la mayor parte se vende por impreso. La venta por internet tiene muy poco peso, menos de un 2% de los más de 8.800 millones de ventas. El jugador de internet es jugador de ese medio, no hay un efecto sustitución con el que va a la administración.

—¿Cuáles son sus grandes apuestas tecnológicas?

— Somos los únicos enEspaña que tenemos un desarrollo propios de nuestros juegos. El 30% de la plantilla es de tecnologías de la información, unas 180 personas. Además, la plataforma es de desarrollo propio. en 2014 pusimos en marcha una plataforma que iniciamos desde cero, el sistema AGIL (Aplicación Integral de Gestión de Loterías). En 2015 también comenzamos desde cero el desarrollo de nuestra plataforma de internet. Así, todos nuestros juegos son de desarrollo propio. Tenemos más de 12.000 terminales y toda la asistencia se da desde Loterías. Tenemos nuestras «tripas tecnológicas» en el polígono de Fuencarral. Fuimos los primeros en poner «free cooling», para refrigerar nuestros sistemas, para ahorrar el consumo eléctrico. Llevamos desde 1986 apostando de forma importante por la tecnología.

–Aparte de Euromillones, ¿Loterías colabora o exporta tecnología a otro país?

–No, pero estamos en disposición y ese es el objetivo de nuestra plataforma AGIL. Aquí tenemos un gran potencial.

–¿Qué cambios han hecho y van a introducir?

–Depende del juego. En Lotería hemos hecho una modificación del sistema de reparto de premios para que hubiera más premiados en lugar de concentrarlos. En quinielas ahora estamos en medio de una tormenta de ideas. Hay sugerencias como poner algún partido femenino dentro de la quiniela y ya ponemos partidos internacionales, o de segunda división. Pero ya no estamos solos en las apuestas deportivas. También estamos pensando en «multisports», introducir combinaciones con otros juegos que no sean solo fútbol, que sea flexible. Hay que pensar que España tiene mucha afición de deporte porque tenemos muchos primeras líneas: Motos, tenis…

–¿Ha resucitado el interés por sacar Loterías a Bolsa o privatizarla?

–No está en los planes hasta donde yo se. Loterías devuelve lo que la sociedad le da con beneficios. Sustenta los presupuestos y luego tiene una triple línea de patrocinio en obra social, deporte y cultura. Nuestra cuenta de resultados supone una décima de PIB menos de déficit. Yo creo que debemos seguir siendo públicos. Los países de nuestro entorno también tiene ese sistema. Y así lo estableció Carlos III, nuestro fundador.

–Las últimas campañas de publicidad han tenido gran eco. ¿Han funcionado?

–No las valoraré yo, las valoran el buen número de premios que ha recibido por todo el mundo. Estamos contentos, transmiten ilusión y hemos puesto en valor lo mejor de cada uno. Hay muchas Carminas y muchos Justinos y Antonios en este país.

–El Gordo tiene un gran eco internacional. ¿Les han consultado el porqué del éxito?

–Cuando preguntan en el extranjero, les explicamos la tecnología, la gestión de la empresa, el sistema…pero después explicas lo que no se puede explicar: toda su tradición, su raigambre, todo lo que hace que al oír a los niños de San Ildefonso oigas la Navidad.

****************************************************

La presidenta de Loterías: No hay nada comparable en el mundo al sorteo de Navidad presidenta-de-loterias-no-hay-nada-igual-como-el-sorteo-de-navidad

presidenta-de-loterias-no-hay-nada-igual-como-el-sorteo-de-navidad

“No hay nada comparable en el mundo” a la lotería de Navidad en España, es “un fenómeno arraigado en nuestra sociedad, cultura y tradición” asegura, en una entrevista con Efe, la presidenta de Loterías y Apuestas del Estado, Inmaculada García Martínez.

“España es única en la forma de entender y de vivir la lotería de Navidad”, que el próximo 22 de diciembre repartirá 2.310 millones de euros en premios. La lotería llegó a España hace 253 años de la mano de Carlos III, quien la importó desde Nápoles, aunque el primer sorteo se celebró en 1812 como “un medio para aumentar los ingresos del erario público sin quebranto para los contribuyentes”.

Todo está ya preparado en el Teatro Real, que es “el mejor escenario para el mejor sorteo” y donde “nos sentimos como en casa”, subraya la presidenta de Loterías y Apuestas del Estado. Con este evento, “empieza la Navidad”, asegura.

Es “un fenómeno social” que comienza cuando se compra un décimo y se prolonga hasta el mismo día del sorteo. “Si te toca lo vuelves a compartir y, al final, todo revierte en la sociedad porque Loterías es una entidad pública que contribuye con la cultura, el deporte y las buenas causas. En definitiva, siempre nos toca”, resalta.

Ya en 2015, algunos números del sorteo de Navidad se pusieron a la venta en internet, un canal que está creciendo y que supone “una aportación importante para las nuevas generaciones y no tan nuevas que solamente funcionan en ese entorno”, precisa a Efe.

Los números para este popular sorteo se ponen a la venta el 1 de julio. Los extranjeros que vienen a España pueden comprarla en las administraciones, mientras que los españoles que están por el mundo pueden adquirirlos por internet, siempre que tengan DNI español y una cuenta en nuestro país. Resalta que, como siempre, el objetivo de la campaña de este año es “aumentar las ventas”, pero también poner de relieve los valores que afloran en Navidad.

“Lo importante no es el sorteo, ni el premio, sino la gente que hace cosas buenas por los demás. Es lo que intentamos transmitir con el lema ‘El mayor premio es compartirlo'”, indica. Atribuye a “una mala interpretación” las críticas de algunas organizaciones de mayores hacia el anuncio de este año por la imagen que ofrece sobre este grupo de población y argumenta que la protagonista comete “un error” que puede tener cualquiera, al confundir el día en el que vive. Y está “estupenda”.

En su opinión, la campaña, que cuenta con un presupuesto de casi 900.000 euros pone en valor lo bueno de tres generaciones y cómo todo un pueblo decide devolverle a la maestra todo lo que ella le había ofrecido durante años. Destaca que las ventas de la Lotería de Navidad van mejor que el año pasado y confía en que pronto alcance los niveles anteriores a la crisis. Desde la Ley del Juego de 2011, los directivos de Loterías y Apuestas del Estado, incluida la presidenta, y sus familiares hasta el segundo grado -padres, cónyuge e hijos- no pueden participar en los juegos organizados por la entidad. Recuerda que sus padres jugaban a un número que “estaba en la familia más de cien años”, pero dejaron de comprarlo cuando ella fue elegida presidenta.

Confiesa que antes de ocupar este cargo siempre compraba el número que se jugaba en la oficina donde trabajaba. Entre sus números favoritos cita el siete, que casualmente es la terminación más vendida pese a que la que más ha salido es el cinco. Y también le gusta el trece, número del día en el que se casó y en el que nació su hijo pequeño. Preguntada por la creencia popular en que pasar el décimo por la barriga de una embarazada, por la cabeza de un calvo o por la chepa de un jorobado atrae a la suerte, remarca: “No he sido nunca supersticiosa. Cada uno tiene sus costumbres, sus tradiciones, su forma de hacer las cosas y hay que respetarlas. Todo tiene su encanto”.