Historia del Bingo

La historia del bingo como juego, se remonta desde 1530 con influencia de un juego similar llamado “Il Giuoco del Lotto d’Italia”, el cual era un juego de lotería en Italia. Ya en el siglo 18, el juego evolucionó mucho más a lo que hoy en día conocemos como el juego de bingo, ya que en Francia a mediados de 1778 se empezó a jugar con la tabla o cartón, fichas y con los números. Esta variación de lotto, la cual se convirtió en el bingo de hoy en día era constituido por 27 cuadrados en filas de 3×9, con números del 1 al 90.
[sc name=”tabla-bingo”]
De ahí en adelante, la fama y crecimiento del juego de bingo empezó con ‘Hugh J. Ward’ con su propia variación del juego en carnavales en EEUU (USA), tal como en Pittsburg. Es así como la historia del bingo comienza en EEUU (USA). He ahí donde un fabricante de juguetes llamado ‘Edwin Lowe’ lo descubrió gracias a Hugh, y lo dio a conocer entre sus amigos y a la final en su línea de producción de juegos, en la cual lo llamó ‘Bingo’, vendiendo dos variaciones – una con 12 cartones y otra con 24 cartones.

Bingo se volvió un éxito total en el cual Lowe así mismo retenía comisiones de sus competidores que organizaran el juego.

Hasta hace poco, bingo solo se jugaba y/o era organizado por organizaciones para voluntariados, para caridad e iglesias, con la idea de reunir más donadores y participantes para su grupo, al mismo tiempo que ofrecer una forma de diversión para todos. Debido a esto se dio que el grupo de participantes eran de mayor edad, pero hoy en día, y gracias a la posibilidad de jugar bingo online, el juego ya es frecuentado online por personas de todas las edades y géneros, con grandes premios, y aun una comunidad para formar y mantener amistades.