Año 1890

escudo

ULISES HEUREAUX

General de División en Jefe del Ejercito Nacional,

Pacificador de la Patria y Presidente Constitucional de la República

Resolución No.  2958 del 10 de Septiembre de 1890

RESOLUCION 2958: CONCESION otorgada por el Poder Ejecutivo al señor Simón J. Flatow y sus asociados para establecer en el país y donde sus intereses convenga, una empresa de lotería denominada “Compañía de Lotería de Santo Domingo”. Dios, Patria y Libertad.- República Dominica.- Ulises Heureaux.- General de División en jefe del Ejercito Nacional, Pacificado de la Patria y Presidente Constitucional de República.

Por cuanto el señor Simón J. Flatow, en su propia representación y la de sus asociados, por medio del señor H.C.C. Astowood, ex-Cónsul General de los Estados Unidos del Norte América en Santo Domingo, ha solicitado del Gobierno de la República se le otorgue el derecho de establecer en el país, y en donde a sus interés convenga, una empresa de loterías denominada “Compañía de Santo Domingo”.

CONSIDERANDO: que de esta empresa pueden derivarse algunos bienes para la comunidad, tal como es, el del aumento de las entradas para atender el mantenimiento de sus institutos de caridad y de educación; Por todo esto,  de acuerdo con el Consejo de Secretarios de Estado y en virtud del Artículo 51 de la Constitución,

RESUELVO:

Conceder a los señores Simón J. Flatow y asociados el derecho que solicitan, bajo las condiciones siguientes:

Artículo 1: La denominación de la Compañía será: “Compañía de Lotería de Santo Domingo”.

Artículo 2: El domicilio social de esta Compañía será el de la ciudad de Santo Domingo, Capital de la República.

Artículo 3: El Capital social podrá ser de un millón de pesos,  (1, 000,000.00) en cuyo caso se dividirá en diez mil acciones (10,000) por valor de cien pesos cada una.

Artículo 4: No podrá la Compañía comenzar operación alguna antes de que hayan sido pagados cincuenta mil pesos (50,000) de capital social.

Artículo 5: Se creará una Junta Directiva compuesta de cinco socios, los cuales deberán ser propietarios de cierto número de acciones determinado por los Estatutos, las cuales no bajaran de diez. Estas acciones quedarán afectadas a la garantía de cualesquiera actos de su gestión.  Serán nominativas e inalienables, y se depositarán en la caja social. Cada año, por lo menos, se celebrará una Junta General, en la época fijada por los Estatutos. Los Estatutos determinaran el número de acciones que es necesario poseer, como todo lo que se refiere a la Administración de la empresa.

Artículo 6: Corresponderá a la Junta Directiva de la Sociedad, en establecer según lo crea conveniente,  las agencias que necesite para el mejor éxito de la empresa; nombrar su presidente, superintendente, secretario y demás empleados de la Compañía; fijar el sueldo de estos empleados, y dictar y hacer cumplir las disposiciones conducentes a la buena marcha de la empresa. Corresponderá también a la Junta Directiva, por solo con asistencia de la mayoría de los miembros que la compongan, y la cual siempre formará el “quórum’ necesario para sus deliberaciones y decisiones, además de las elecciones y remociones de los empleados de que habla el párrafo anterior, llenar cualquier vacante que pueda ocurrir inesperadamente por muerte o renuncia.

Artículo 7: Los señores Simón J. Flatow y asociados, como concesionarios de la empresa, quedan autorizados para constituir la primera Junta Directiva de la Compañía y nombrar sus primeros empleados, los cuales durarán dos años en el ejercicio de sus funciones respectivas. Terminando este tiempo procederá la Junta General de accionistas a una nueva elección, fijándose desde entonces el día en que deberán verificarse todas las futuras.

Artículo 8: Para los Institutos de educación, y de beneficencia,  queda obligada la Compañía, doce meses después de su instalación, a entregar anualmente al Tesorero Público: dos mil quinientos pesos los cinco primeros años; cinco mil pesos los cinco años siguientes;  siete mil quinientos pesos los cinco años que le sigan; hasta la expiración del término de la presente concesión, quedando por exenta de toda clase de impuesto fiscal y municipal.

Artículo 9: Queda obligada la empresa a depositar quince días antes de cada sorteo, en el Banco Nacional de la República, la suma necesaria para garantizar el inmediato pago de los premios.

Artículo 10: Podrá la Empresa disponer de las propiedades muebles e inmuebles que adquiera, como mejor convenga a sus intereses, ya haciendo las enajenaciones por medio de ventas, y por rifas o loterías.

Artículo 11: Toda controversia originada de esta concesión, se ventilará ante los tribunales de la República, sin que en ningún caso pueda ella dar lugar a reclamos internacionales.

Artículo 12: Se concede a la empresa doce meses, a contar de esta fecha, para su establecimiento. Concluido dicho plazo sin que la haya establecido, quedará la presente concesión nula y sin ningún valor ni efecto.

Artículo 13:  La presente concesión durará cincuenta años, contando desde la publicación en la “Gaceta Oficial” y durante este lapso de tiempo el Gobierno no concederá a ninguna otra Compañía igual concesión.

Artículo 14: La Compañía podrá ser demandante y demandada antes los tribunales de la República, debiéndose notificar los emplazamientos y citaciones en la persona del presidente de la Junta Directiva o de aquel que legalmente lo represente.

Artículo 15: Los Estatutos de la Compañía se someterán oportunamente al Ministerio de Fomento para su debida aprobación.

Artículo 16:  La empresa tendrá el derecho de traspasar el todo o una parte de los derechos adquiridos por la presente concesión, a uno o más particulares, pero nunca a un Gobierno extranjero, dando cuenta al Poder Ejecutivo para los fines a que haya lugar.

DADA en el Palacio Nacional de Santo Domingo, Capital de la República, a los 10 días del mes de septiembre de 1890;  año 47 de la Independencia y 28 de la Restauración.

ULISES HEUREAUX

Refrendada: Ministerio de Fomento y Obras Públicas.- A. Woss. y Gil.