Tribunal Constitucional falla contra Fenabanca en litigio con LEIDSA

SD. El Tribunal Constitucional (TC) rechazó que la Lotería Electrónica Internacional Dominicana, S. A. (LEIDSA) viole derechos fundamentales y ejerza competencias desleales en contra de la Federación Nacional de Bancas de Lotería (Fenabanca).

Por sentencia TC/0197/15, rechazó la acción de amparo incoada por la Federación Nacional de Bancas de Lotería (Fenabanca), incoada contra la LEIDSA.

Consideró que ha podido determinar que no ha sido provista de elementos suficientes ni está en condiciones de determinar si contra la parte accionante se ha producido vulneración alguna de derechos fundamentales, por lo que concluye que la acción de amparo incoada debe ser rechazada. El TC concluye que el hecho de que la Lotería Nacional, en ejercicio de las atribuciones concedidas por dichas normas, otorgara una licencia de concesión a la razón social LEIDSA, y que en virtud de esto, la misma realice los sorteos propios de su actividad, y le conceda la comercialización de los mismos a la empresa que considere, no constituye una violación al derecho de igualdad.

Plantea que LEIDSA cedió a favor del Centro de Cobranzas Integrales, S.R.L. (CECOIN) sus derechos de propiedad intelectual sobre sus marcas y signos distintivos.

Sostiene que la misma notificó a varias bancas de loterías afiliadas a Fenabanca, intimándolas a abstenerse de utilizar y comercializar sus marcas, registradas con arreglo a la Ley núm. 20-00, de Propiedad Industrial, modificada por la Ley núm. 424-06, que implementó el Tratado DR-CAFTA.

Esta actuación de CECOIN motivó la interposición de la acción de amparo, cuyo fallo fue impugnado por la parte recurrente.

Expone que el 20 de junio de 2009 se suscribió un acuerdo interinstitucional mediante el cual la LEIDSA, en virtud de su condición de sujeto facultado por el Poder Ejecutivo para vender juegos de carácter electrónico, autorizó a la Lotería Nacional, en su calidad de ente controlador de las operaciones de

programación y ejecución de los juegos de lotería, a concesionar los sorteos de quiniela y palé en todas sus modalidades y combinaciones.

Además que dichos sorteos se concesionaran única y exclusivamente a las empresas miembros de la Fenabanca, pero estaba condicionada a una serie de requisitos, entre los que se encontraban la exigencia de que las bancas no comercializasen o pretendiesen mercadear otros productos que fueren competencia o similares a los comercializados por LEIDSA.